Abrahadabra de Dimmu Borgir: «Metal extremo majestuoso y orquestal».

Abrahadabra de Dimmu Borgir: «Metal extremo majestuoso y orquestal».

15 febrero, 2021 0 Por Leandro Calvet

 

Esta anteúltima entrega del extenso y excelente catálogo de los noruegos Dimmu Borgir es más audaz, más grande y más brillante que cualquier cosa que la banda haya intentado previamente y luego de la partida de la banda de ICS VortexHellhammer y Mustis, después del anterior «In Sorte Diaboli», tuvieron que confiar en los músicos de sesión y entonces que así sea porque no parece haber frenado a la banda ni un poco.

Sumándose al vocalista Shagrath y a los guitarristas Silenoz y Galder, el polaco Daray (ex-Vader) se une como baterista de sesión y Gerlioz (ex-The Kovenant) como teclista para la grabación; también, son músicos que utiliza Dimmu Borgir para sus giras.

 

 

Abrahadabra fue producido por Dimmu Borgir, la batería y las voces fueron grabadas con Daniel Bergstrand en Dugout Productions en Uppsala, Suecia; las guitarras, el bajo y los teclados se grabaron en Oslo, Noruega, con Russ Russell como ingeniero mientras que la mezcla y masterización fue realizada por Andy Sneap y Dimmu Borgir en Backstage Studio en Derbyshire, Inglaterra.

El álbum vió la luz el 22 de septiembre de 1990 en Japón a través de la discográfica Avalon (licenciado para el lanzamiento por Nuclear Blast), luego el 24 saldría editado en Alemania y el 27 para el resto de Europa; mientras que en Australia (Evolution Music) y Estados Unidos, se lanzó mas tarde el 1 y 12 de octubre respectivamente, todos estos lanzamientos a través de Nuclear Blast.

Dimmu Borgir cuenta en Abrahadabra con dos grandes colaboraciones. En primer lugar, se encuentra la Norwegian Radio Orchestra (la misma que acompaña en el escenario a la banda en el álbum en directo «Forces of the Northern Nights») dirigida por el maestro Rune Halvorsen, quién también comanda al coro The Schola Cantorum Choir; dos grandes adiciones que significó un trabajo de producción enorme, con casi 100 personas, entre músicos y coristas.

Se levanta el telón con el abridor «Xibir», esta es una pieza orquestal muy adecuada en un sentido cinematográfico. Presenta cantos de Lovecraft y una percusión que permite perderse en los acentos de las melodías. Aunque podrían haber llegado directamente con una pesadez aplastante, esta pista está ingeniosamente colocada y bien ejecutada, dando lugar a la canción «Born Treacherous». Los ritmos de batería aquí son muy intensos, y por encima de las voces y guitarras estándar de Dimmu hay una orquesta encantadora. Aunque esto es completamente diferente a todo lo que han hecho antes, los espeluznantes coros y estribillos comienzan a convertirse en un estándar para el disco.

Ahora es el turno de «Gateways», la canción estrella del álbum para la cuál Dimmu Borgir la presentó como el primer single y con uno de sus mejores videoclips. Creo que todo el mundo ya la ha escuchado, «Gateways» es más parecida a la Dimmu que conocemos, pero con una sinfonía más cruda y una notable producción. Con la hermosa voz femenina de la noruega Agnete Kjølsrud (Djerv, ex-Animal Alpha), ofrece un buen contraste con el canto de Shagrath.

 

 

Le sigue la pista «Chess with the Abyss», Silenoz hace unos riffs realmente buenos, llevando la voz de Shagrath su tono demoledor en toda la canción. Este track es el primero en contar con la colaboración en el bajo y voces de Snowy Shaw (ex-Mercyful FateTherionKing Diamond), mientras que grandes coros y orquestaciones acompañan y solidifican la canción.

Continuamos con otro corte de difusión lanzado como un nuevo single y videoclip, hablo de la canción que le da nombre a la banda «Dimmu Borgir», que es como el registro de la autobiografía de Dimmu Borgir. Tiene un sentimiento grandioso y épico, acompañado por algunas voces de coro muy bien situadas y muy pegadizas.

Esto es Dimmu Borgir, un equilibrio muy agradable entre la extremidad y la belleza, un contraste en el que creo que siempre han creído y en el que han basado su música. «Dimmu Borgir» es una emocionante pieza musical que no sólo reafirma el lugar de la banda, junto a otras, en la cima del metal; síno que además sirve para desdibujar los límites entre la música clásica y el metal, algo que sólo un puñado de bandas, incluyendo a la poderosa Therion, lo han logrado con verdadero éxito. Creo que esta canción expone a Dimmu Borgir como en uno de sus mejores momentos y es sin dudas la mejor canción del álbum.

 

 

El siguiente track, «Ritualist», se puede apreciar nuevamente la contribución de Snowy Shaw en las voces limpias. No está nada mal, pero no es de mi favoritos Snowy, como que su voz no encaja con la música en ésta canción; aunque la estructura de la misma parece haberse vuelto más tradicional al Black metal, con un buen trabajo del baterista Daray y con una canción que sigue evolucionando constantemente, a un ritmo agradable y rápido. En «The Demiurge Molecule» nos encontramos con una pista que se arrastra a un ritmo más lento y denso que el resto del álbum. Es casi la «Puritania» de Abrahadabra, con ritmos y un sentimiento siniestro de cinco minutos y medio de duración.

«A Jewel traced through coal» es un tema completamente malvado de una manera que sólo Dimmu Borgir sabe hacer. Una de las cosas que encuentro cada vez más en este álbum es la batería de Daray, esta claro que hay mucha dinámica, lo que encaja con la dinámica de los guitarristas Silenoz y Galder. A la mitad del tema se agregan correctamente coros a las orquestaciones para de nuevo volver a un ataque de ira de Shagrath y Daray, acompañados por geniales shreds de guitarra.

 

 

«Renewal» con riffs al principio y luego solos de Silenoz muy al estilo NWOBHM y con otra colaboración de Snowy en el bajo, todo superpuestos por una ruda y malévola interpretación vocal de Shagrath. Este pequeño interludio dura sólo un momento antes de que volvamos a la fórmula «orquesta y extremo» con un buen aporte de Snowy en las voces. Algo que vale la pena destacar en Shagrath, es que su sentido de la melodía ha progresado, este álbum es un testamento de ello.

Por último llega el track «Endings and Continuations» (posiblemente en clara alusión a los miembros que habían abandonado la banda) en donde a esta altura ya has comprendido y, personalmente me ha emocionado, el cambio musical de Dimmu Borgir. Aquí empieza con una espeluznante narración de Shagrath, pero el ritmo no disminuye, todavía estamos sometidos a un Metal verdaderamente extremo con un toque orquestal majestuoso y esta canción es un verdadero golpe en la cabeza. A mitad de camino, escuchamos las voces limpias de nuevo, tanto de Snowy como de Agnete y es el canto limpio de ellos que hace terminar esta canción con una nota alta. «Endings and Continuations» cierra el álbum con estilo y sólo entonces te das cuenta de que cincuenta minutos de tu vida han pasado volando sin que te des cuenta.

 

 

Abrahadabra tiene dos bonus track, las versiones japonesas de Avalon, tanto en su primer edición como en la última versión reprensada de julio del 2020, que contiene «Gateways en versión orquestal» y el cover de Deep Purple «Perfect Strangers», que cuenta también con la colaboración de Snowy Shaw y en donde se puede apreciar toda su gloria de imitación a Ronnie James Dio, una gran cover de Dimmu Borgir.

Otras ediciones de Nuclear Blast y de otras discográficas, incluyendo a la argentina Icarus Music, fueron lanzadas sólo con el bonus de las orquestales «Gateways» ó de «Dimmu Borgir»y «The Demiurge Molecule»mientras que la edición original estadounidense contiene un bonus diferente, en este caso, en lugar de las versiones orquestales y además del cover de Deep Purple, incluye una versión del tema de GGFH «D.M.D.R. (Dead Men Don’t Rape)» . Luego de unos años se lanzaría una última edición estadounidense, reprensada y limitada del año 2016, con un nuevo artwork, realizado en todas las ediciones de Abrahadabra por Joachim Luetke.

 

 

Este álbum es toda una sorpresa de la banda, va en una dirección muy diferente a la de otros álbumes y no es una dirección inoportuna, es Black Metal Sinfónico. No se puede negar que Dimmu Borgir se ha convertido en un pilar de la escena internacional del metal extremo, y este álbum complacerá a la mayoría de sus fans, aunque también alienará a algunos de ellos. Dimmu Borgir ha dado un arriesgado salto y lo ha hecho muy bien.

Personalmente, descarto cualquier idea de que Dimmu Borgir se haya «vendido» y, de hecho, es difícil imaginar exactamente a quién se imaginan los detractores que Dimmu se ha vendido, dada la naturaleza implacable del álbum.

Abrahadabra es ambicioso, impactante y emocionante, este es un fantástico álbum de Metal que merece estar en la estantería de cualquier fanático con mente abierta del género. Asombroso.