Beto (Beto Vazquez Infinity, ex-Nepal): «Lo que viene ahora es un poco más duro todavía, que si bien no voy a dejar de hacer power metal, que es lo que le gusta a la gente que sigue a la banda, vamos a implementar estilos nuevos e ideas fusionadas e inclusive con los músicos de la banda que tienen buenas ideas también, que las podemos mezclar y que salen cosas muy locas y nutridas en cuanto a la riqueza musical. En cuánto a la temática es un poco más oscura».

Beto (Beto Vazquez Infinity, ex-Nepal): «Lo que viene ahora es un poco más duro todavía, que si bien no voy a dejar de hacer power metal, que es lo que le gusta a la gente que sigue a la banda, vamos a implementar estilos nuevos e ideas fusionadas e inclusive con los músicos de la banda que tienen buenas ideas también, que las podemos mezclar y que salen cosas muy locas y nutridas en cuanto a la riqueza musical. En cuánto a la temática es un poco más oscura».

29 septiembre, 2022 1 Por Leandro Calvet

Foto: Ariel Pascolat Photography

 

En esta oportunidad, nuestro Cronista Claudio Martín Ayala estuvo conversando con el compositor y bajista Beto Vazquez, quién lleva adelante su banda BETO VAZQUEZ INFINITY. En esta entrevista, también contamos con la colaboración del bajista Fabián López (Cibernética, 100%Hate y Desmort) quién se contactó con el artista y realizó algunas preguntas.

Hace 22 años comenzaba un proyecto en la Ciudad de Buenos Aires, Beto Vazquez, bajista ya emblemático de la música nacional, dio inicio a un nuevo capítulo en su carrera musical con su proyecto BETO VAZQUEZ INFINITY. La pasión por la música en sí misma dio frutos en 7 álbumes de estudio, Vinilos, EP’s, MCD, DVD’s en vivo y la diversidad creativa impulsó las composiciones de todos los discos, donde encontramos desde Opera Rock a Thrash Metal, pasando por el Power Metal, Heavy clásico, Progresivo y más. Siendo la premisa que todo los álbumes sean diferentes en sí mismo y constituya una sorpresa auditiva para todos los que disfrutan de la música.

Invitados de todo el mundo colaboraron en los discos que con su interpretación aportaron musicalidad invaluable. A lo largo de la extensa discografía de BETO VAZQUEZ INFINITY participaron músicos como: Fabio Lione, Snowy Shaw, Timo Tolkki, Jacob Hansen, Chiara Malvestiti, Thiago Bianchi, Tarja Turunen, Mizuho Lin, Sergio Mazul, Brodo Potenti, Eddy Antonini, Olaf Thorsen, Sabine Edelbacher, Marcela Bovio, Emiliano Obregon, Claudio Tano Marciello, Christian Bertoncelli, Tito Garcia, Pablo Soler, Ivan Sencion, entre otros grandes de la música nacional e internacional.

Los shows en vivo consolidan la musicalidad de la banda y la puesta en escena hace que se luzcan todos los integrantes que también aportan su estilo musical. Un show de BETO VAZQUEZ INFINITY relata un viaje donde se encuentran la potencia del vivo, la impronta en el escenario, y la fuerza aguerrida que todos dejan con su personalidad. La formación Actual está conformada por: Melani Hess en voz principal, Daiana Benitez en los teclados, growls y coros, Leonardo Lukaszewicz en guitarras, Guille Carpintero en la batería y Beto Vazquez en el bajo.

La banda se encuentra presentando el último disco de estudio, «Mental Asylum» (2021), el séptimo álbum de BETO VAZQUEZ INFINITY que fue publicado en edición Digipack y Vinilo por BVM Records y RGS el 27 de Noviembre del 2021. Siendo la continuación natural del disco anterior y dando un paso más en la diversidad musical, nos encontramos con la banda consolidada y ajustada, luciéndose en todos los temas que van desde el Power al Thrash pasando por el rock, lo sinfónico y con voces guturales. Las críticas del disco fueron muy positivas destacando la diversidad musical y la potencia del disco. Los músicos invitados de este álbum son:  Claudio ‘Tano’ Marciello, Tito Garcia, Ivan Sencion, Christian Vidal, Patricio Molini, Sergio Berdichevsky, Cabra, Brunella Bolocco Boye y Snowy Shaw. La presentación oficial se realizó en El Teatrito el día 12 de Marzo del 2022, donde se brindó un show aguerrido y contundente que fue grabado para el posterior lanzamiento de «Live Asylum».

El próximo 3 de Diciembre a las 20:30 hs, BETO VAZQUEZ INFINITY estará presentándose nuevamente en El Teatrito (Sarmiento 1752, Ciudad de Buenos Aires) en donde desatará toda su potencia a lo grande y te invitan a que seas parte de su historia para cerrar juntos el gran año de la banda. Estarán presentes todos los himnos de batalla, los clásicos y los demoledores temas de «Mental Asylum», en una producción que se preparó especialmente para vos. Si no viste la presentación del disco en Marzo, esta es tu oportunidad para ver un show demoledor qué será un hito en la carrera de BETO VAZQUEZ INFINITY.

Las entradas se pueden adquirir por sistema Passline AQUÍ ó en efectivo sin service charge en la Disquería BVM Records (Av. Cabildo 2136 – Galería Recamier, primer piso, local 149) en donde podrás conseguir la promo de 1 Entrada a $1500 ó 2 Entradas a $ 2500 (Precio hasta agotar promoción).

Pero eso no es todo, antes de la fecha del 3 de Diciembre, BETO VAZQUEZ INFINITY estará presentándose como banda Nacional invitada en el show del Domingo 2 de Octubre en el Estadio Luna Park junto a HelloweenHammerFall en su gira «United Forces 2022». Adquiere tus entradas AQUÍ.

Mientras que el Sábado 15 de Octubre abrirá el show de la banda finlandesa de Power Metal, Beast In Black, en El Teatrito. Las entradas para ambos conciertos se pueden adquirir enviando mensaje privado en las redes sociales de BETO VAZQUEZ INFINITY en FacebookInstagram, ó acercándote a la Disquería BVM Records.

 

 

– Martín: Hola a todos, hoy me encuentro aquí con el Sr. Beto Vazquez quién accedió muy amablemente a que podamos entrevistarlo. También me encuentro con mi amigo y compañero de banda, Fabián López, quién fue el que se contactó con Beto para poder llevar cabo esta nota y quién también va a realizar algunas preguntas

Hola Beto, un enorme placer para mí poder conversar con vos. ¿En que se encuentra en estos momentos Beto Vazquez Infinity y que es lo que depara para el futuro? 

Beto: En principio es un gusto poder hablar con ustedes chicos, gracias por acercarse. Nosotros estamos trabajando mucho, en noviembre del año pasado sacamos la última producción discográfica llamada «Mental Asylum», en donde tuvimos la suerte de poder sacarla en vinilo en edición Gatefold que se abre en dos partes en un disco de 180 gr. más un CD con un booklet de 24 pág., con toda música nueva y en la que participan invitados de lujo e impresionantes como: El ‘Tano’ Marciello, Ivan Sencion, Christian Vidal, Tito Garcia de Lethal, hay mucha gente regrosa y también los músicos que están estables en la banda y quiénes hicieron un trabajo espectacular.

Después de eso nos dedicamos más que nada a salir a tocar en vivo, este año, en Marzo hicimos un concierto solos en El Teatrito, y la verdad que quedamos muy conformes con el audio, lo habíamos grabamos en multi-pista pero como nos gustó tanto como quedó el audio que le propuse a la compañía discográfica que está con nosotros, RGS, más BVM que es la nuestra, hacer una co-producción de un disco en vivo para que la gente escuche y vea como está sonando actualmente la banda. Entonces, como estamos gestando ya un nuevo disco de estudio para el año que viene, estaba bueno acelerar un poco los trámites y mandar un vivo, en donde asistió mucha gente que se fueron muy contentos, además que yo quedé muy conforme con el audio. Para ello nos encerramos en el estudio, hice la pre-producción, la mostré y como gustó hicimos el pasado 16 de Julio el lanzamiento de «Live Asylum» con un cover incluido que hicimos en vivo. La presentación de este disco en vivo la hicimos acá en la disquería con todos los músicos que participaron en donde se sacaron fotos y firmaron autógrafos con el público que se acercó.

Ahora, la parte de tocar en vivo la estamos retomando el 2 de Octubre, con la llegada de HelloweenHammerFall en el Luna Park que tuvimos la suerte de ser convocados. En otra fecha estaremos de invitados junto a la banda Beast in Black el Sábado 15 de Octubre y en una nueva presentación en El Teatrito el Domingo 3 de Diciembre estaremos tocando solos, para todos aquellos que no pudieron asistir en la fecha de Marzo puedan así escuchar los nuevos temas de «Mental Asylum» junto a los clásicos de siempre de Beto Vazquez Infinity.

 

 

– Martín: ¿Qué me podes adelantar del nuevo disco de estudio que está en proceso?

Beto: Después de sacar «Live Asylum» estamos abocados en la continuación de «Mental Asylum», que este es un disco más oscuro con muchas influencias de varios estilos, va desde el power metal al thrash, al black y pasa hasta por momentos por el hard rock. Es una banda que fluctúa entre todos los estilos del metal.

Lo que viene ahora es un poco más duro todavía, que si bien no voy a dejar de hacer power metal, que es lo que le gusta a la gente que sigue a la banda, vamos a implementar estilos nuevos e ideas fusionadas e inclusive con los músicos de la banda que tienen buenas ideas también, que las podemos mezclar y que salen cosas muy locas y nutridas en cuanto a la riqueza musical. En cuánto a la temática es un poco más oscura. Nos gusta y estamos conformes con la nueva temática que elegimos, desde las letras, la estética hasta la parte gráfica, y vimos que lo nuevo no solamente nos gustaba a nosotros, sino que había mucha gente que les gustó y aceptaron el cambio en cuánto a la temática. De esto se va a tratar la continuación en el 2023 del próximo disco de estudio.

 

 

– Martín: ¿Quién se encargó de la portada de «Mental Asylum»?

Beto: En «Mental Asylum», como todas las portadas, exceptuando las del vivo, las hace Flavio quién es nuestro ilustrador. Él figura con tres iniciales nada más, porque su nombre permanece oculto, y trabaja muchísimo codo a codo con nosotros en la producción, en donde realmente lo vuelvo loco con las portadas ya que yo soy bastante rompebolas en esas cosas. Después tengo la suerte que Lola Nagel, quién es mi mano derecha en todo lo que sea la banda, ella también es parte del diseño gráfico, y una vez que Flavio entrega los dibujos finales con Lola nos encargamos de darle el recorte final a todo en como debería verse. Las portadas salen de ideas locas que van surgiendo y a veces empieza de una manera y termina de otra, a pasado más de una vez que por ahí tengo la portada definitiva y viene Flavio con una idea nueva que digo: ‘uhh, me gusta más y si le cambiamos aquello y le ponemos esto queda mejor’, ó sino él compone muchas ilustraciones para que yo las vea y las elija, entonces le digo esta sí, esta no, voy eligiendo, y algún día por ahí le digo: ‘che, esa portada que me trajiste un día…esa encaja justo con lo que voy hacer ahora’.

Tengo un buen equipo, ya sean los músicos de la banda, la parte productora con Lola, la parte ilustradora y de diseño con Flavio y Lola es un buen equipo también. En la parte productora estamos trabajando con Nightwishmaster (NWM) quién está confiando en nosotros para los shows en vivo; la parte discográfica la mantenemos con BVM Records y RGS, en coproducción, entonces es como decir que los patos están todos en línea y que los planetas se alinearon. Así que vamos para adelante.

 


– Martín: Hablemos un poco de la temática de las letras en las canciones de «Mental Asylum»

Beto: Eso es muy loco porque inicialmente «Mental Asylum» iba a salir en el 2020, pero antes de la pandemia, que me agarro y me destruyó como a todos. Había pensado en la opresión y en el asilo mental que viven las personas, pero no el asilo de la pandemia porque todavía no estaba, luego sí se pudo conjugar. Hay mucha gente que vive en su asilo mental propio, que vive en su propio mundo y aislamiento dentro su cabeza, en donde convergen un montón de realidades e irrealidades, que también el aislamiento es una forma de defensa para muchos. Entonces se me había ocurrido en la tapa del disco donde esta todo como destruido, donde se agarra la cabeza la mujer en la ilustración como diciendo que esta todo mal y hay una leyenda en inglés que dice ‘I’m Here’ como diciendo que hay algo malo también acechándola.  

Nosotros a partir del 2018, cuando sacamos «Humanity», ya habíamos cambiado la temática desde la tapa, mostrando un mundo en guerra con un soldado y no quiero decir que soy premeditado, porque con las tapas mías vamos al apocalipsis directo, jaja. En el nuevo disco, el primer tema «Mental Asylum» es una pequeña historia donde hay una voz al revés a la inversa, si alguien se toma el laburo de reproducir el disco al revés se van a reír porque es mi voz en realidad, que cuenta un poco los nombres de los temas interlazados con la historia – se me había ocurrido hacer algo diferente porque en el próximo disco no va haber introducción, va a ser una patada en la cabeza directamente-, en el vinilo está puesto lo que estoy diciendo en castellano, sólo que si no lo escuchas invertido parece que hablo en otro idioma. Fue un juego que se me ocurrió un día, y le dije a la tecladista Daiana: ‘se me ocurrió hacer algo raro a lo King Diamond’, que nunca hice en ningún disco, de hecho le tiré las pautas y ella agarró bien la onda, con pocos acordes hicimos una cosa cortita y rápida que la verdad quedó muy lindo. En la presentación del disco, se apagaron todas las luces y arrancó con esa introducción oscura, aparte en las presentaciones yo acostumbro a tocar las canciones en el orden como lo tenes en el disco, del 1 al 10, así vos escuchas el disco en vivo y no tenes que andar adivinando que canción es. 

Después continúa la temática en los temas «Isolation» y «The Abyss»; en «Hunger for Destruction» es una dedicatoria a los hijos de mil putas de los políticos, que no sirven para una mierda y sólo tienen hambre de destrucción, es mi política y lamento si alguien se siente tocado por esto, pero yo odio a todos los políticos. «Chaotic Darkness» habla de la gente que tiene la mente caótica y muy oscura con pensamientos que no pueden resolver. Después el tema que le sigue «Heaven Is Fake», acá ya tenemos otro problema, donde dice claramente en español ‘El cielo es falso’, por lo que saben a lo que apunto. Así como no me gustan los políticos tampoco me gusta la parte religiosa, o sea, yo respeto a todo el mundo porque es mi obligación como ser humano respetar tu opinión, ya sea política o religiosa, pero a mí no me vengas a vender nada de eso porque no me cabe ni un poco, el cuentito no me lo creo. Entonces lo que digo es lo que a mí me parece la verdad, que el cielo es falso, porque más avanza el tiempo y más me doy cuenta que todo es mentira, y por eso quise plasmarlo en una letra. Luego en la siguiente canción mis amigos me comentaron que carajos es «Sto-Vo-Kor», jaja, es decir, mucha gente sabe pero la mayoría no y está todo bien. El nombre del tema está en el idioma Klingon de la saga de Star Trek, que de pendejo me gustaba mucho, y la raza Klingon es agresiva y guerrera, estos tipos tienen el ‘Sto-Vo-Kor’ como los católicos el cielo y los vikingos el valhalla, o sea que para entrar al ‘Sto-Vo-Kor’ tenes que morir con honor sino no entrás, es algo similar a lo de los vikingos pero es particular porque estamos hablando del futuro y no del pasado. Después sigue con «Life Is Ilusion» que habla de eso, de que la vida es como una ilusión, es un mensaje tranquilo pero que transmite algo, al igual que el tema «Faster than You», que habla más rápido que vos, ¿que es más rápido que vos?: el tiempo. El tiempo es más rápido que vos, te va a dar y llevar un montón de cosas, de eso trata esta canción. El último tema que cierra el disco, «Insanity», aquí pasan cosas interesantes. En el disco está cantado por Snowy Shaw, al cuál lo llamé y le pregunté si se animaba a cantarlo y me dijo que le envíe la música y la letra, y aquí hubo una particularidad. Yo a este tema le había puesto en un principio ‘Insania’, porque esta palabra también se puede representar en inglés, entonces le envío a Snowy la letra textual de lo que yo quería decir y él la analiza y me dice que sí, podía meter algo con sus voces y le mandó unas 15 voces diferentes, una cosa de locos, es un desquiciado, pero lo loco es que él te cumple y muy bien. Entonces la cantó como ‘Insanity’ y me pareció que quedaba bien, así quedo. Es un tema épico y loco musicalmente hablando, cuando no tenía nombre el tema, en el demo, estábamos armando la canción con la tecladista y no sabía que nombre ponerle y le mandamos ‘loco 170’, porque no sabíamos que carajos estábamos haciendo, jajaja.

Después en vivo, nuestra cantante Melanie Hess tuvo que hacer todas las voces juntas de Snowy, lo cuál fue un delirio; al igual que nuestro guitarrista Leo Lukaszewicz, es un virtuoso de la guitarra y resuelve un montón de cosas, porque el Tano Marciello en el disco se manda un solo y Leo lo tuvo que sacar, o Christian Vidal de Therion, que también está en el disco, en donde Leo tiene ahí la difícil tarea de interpretar en vivo lo que esos dos monstruos hicieron en el disco, o nuestro batero, Guille Carpintero, él queda con la lengua afuera, le pega con un palo y tiene una resistencia increíble. Es como que entonces quedó un disco bastante amalgamado con cosas nuevas, suena nuevo y diferente sobre todo comparándolo con los primeros discos.

 

 

– Martín: Estuvimos escuchando el disco y notamos los cambios de estilos, ¡es algo que está re bueno! 

Beto: De eso se trata. La música para mí tiene que moverte en diferentes ámbitos, si escuchas algo muy lineal está bueno pero no salís de eso, y la música a veces significa sentimiento, energía, depende como te pegue, y que también hay que saberlo manejar. Pero por el respeto que uno le tiene a la música dijimos hagamos un álbum diferente desde la portada, desde el concepto, por eso el disco es conceptual, porque está basado más que nada en la parte humana, que si bien suena caótico, tira algún mensaje esperanzador como en los temas «Life Is Ilusion» o «Faster than You», en donde bajamos un poquito la revolución. Pero el disco se centra en la parte más humana y más oscura.

Y en el próximo que va a venir vamos a usar una temática muy parecida a esta, pero en cuánto a lo musical va a ser un poco más denso en algunas cosas, va a tener también power metal sinfónico pero con mucha locura, con cosas del black, del prog, cosas muy abiertas aunque no va a dejar de ser heavy, que es lo más importante.

 

Foto: Ariel Pascolat Photography

 

– Martín: Me di cuenta que le agregaron guturales a «Mental Asylum», ¿Cómo fue esa decisión?

Beto: Fue una imposición a partir del anterior disco. En el 2018, cuando empezamos a cambiar la temática en los discos, dije: ‘si voy a cambiar desde la portada la onda de la banda un poquito, o voy a actualizarla, tiene que salir de la portada algo diferente’, que muchos dijeron cuando salió Humanity: ‘¿uh Beto está enojado?’, no, Beto no está enojado, lo que está haciendo es actualizar a la banda, porque si analizas la portada, te dice un montón de cosas y los temas hablan de los problemas de la humanidad, que si bien a veces no es tan oscuro en algunos, te habla de gente que abraza el dolor. También en el último disco fui un poco más duro contra los políticos, ya que directamente le puse odio al tema ‘Hate of Destruction’, y no me voy a cansar de decirlo, no me arrepiento y se lo digo al político en la cara: me parece que la peor basura que hay en la tierra es el político, es lo peor que le pudo pasar a la humanidad pero lamentablemente las cosas son así y uno no tiene control sobre eso.

La etapa de hablar de epopeyas o de dragones es una etapa que para nosotros ya terminó en la banda, desde el 2015 cuando grabamos el vivo «15 Years Live», hasta ahí toda la discografía de la banda quedará como para tenerlo como colección para aquellos que nos siguen desde hace tiempo, que aclaro no me arrepiento lo que hice, no me arrepiento de mi pasado en ninguna de las bandas que estuve, fue mi pasado y estoy orgulloso, pero obviamente, voy a decirte que disfruto mucho más mi presente. Porque aparte la gente mismo apoya a la banda, y digo que si llegué hasta acá de esta manera mucho no me habré equivocado. Se trata un poco de eso. Chicos, los discos son aventuras, tenes que tener un concepto hacia donde llevarlo, darle la forma y plasmarlo, y la música justamente hay que disfrutarla con los altos y los bajos como una aventura, no es todo lineal.

 

– Martín: Beto, hablando un poco del pasado, ¿Cómo fue la idea que se te ocurrió en formar Beto Vazquez Infinity?, además, ante tu salida de Nepal, nadie se esperaba ese vuelco a lo melodioso, ¿Qué influencias adquiriste en ese tiempo? 

Beto: En todos los discos de Nepal yo compuse, no hay ningún tema en que yo no esté y como decía anteriormente, no me arrepiento de mi pasado, pero estábamos componiendo para el cuarto disco y seguía teniendo ideas que no encajaban en Nepal. Entonces esas ideas eran desecharlas o armar un proyecto paralelo que no compita contra Nepal, justamente por eso tendría que ser algo diferente y Beto Vazquez Infinity es diferente, ya de movida al salir en inglés y teniendo mujeres en la banda no tenía mucho que ver con Nepal, entonces no hice esto para competir como algunos mal pensados puedan llegar a decir que me fui de Nepal para competir, no, aparte yo no me fui de Nepal, la banda se disuelve por acuerdo mutuo de todos los integrantes porque no nos gustaban la dirección en que venían las cosas, como un matrimonio ponele, un desgaste normal y llego un momento que dijimos hasta acá.

Yo ya tenía armado el proyecto de Beto Vazquez Infinity, entonces lo que hice fue continuar con esto, que fue expandirse un poco más en el horizonte que estaba armando, el cuál era paralelo y no era copia. Nunca jamás nadie puede decir que yo me copiaba de las composiciones de Nepal, aparte si vos agarras cualquier disco de Nepal yo estoy en la composición de todos los temas, y si yo estaba en todos los temas eso te está diciendo que no estaba compitiendo porque lo estaría haciendo contra mí mismo. Este proyecto es de una corriente diferente que inclusive en esos años estaba despegando y me había gustado porque me ampliaba la cabeza como compositor. Así surgió Beto Vazquez Infinity.

Los que me conocen desde hace muchos años, ya de pendejo tuve dos hemisferios musicales, en la parte del metal siempre fueron Black Sabbath, Deep Purple y Led Zeppelin, y del otro hemisferio lo tenía a King Crimson, Rush y Yes. Entonces era como que yo podía convivir con todo eso, y amigos míos cuando le ponía King Crimson me decían ‘saca esta mierda’, no lo comprendían, o sea, yo podía sacar King Crimson y poner Black Sabbath y convivía con eso. Entonces Beto Vazquez Infinity es mucho más tranquilo, si agarran los primeros discos es más épico, orquestal y voces de soprano, ahora si lo agarran a Beto Vazquez Infinity hoy en día se van a dar cuenta que es el progreso lógico de la actualización de disco a disco.

 

 

– Martín: ¿Quién o quiénes te impulsaron a ser músico? 

Beto: Vengo de una familia de músicos, mi viejo era cantor de tango, mi abuelo tocaba el acordeón a piano, no lo mamé directo pero estuve siempre entre músicos. A eso de los 14-15 años, tenía un primo mayor que él escuchaba mucha más música y me regaló el primer vinilo que aún lo conservo. Después seguí escuchando por mi parte más cosas hasta que un día descubrí a Kiss. Le pregunto a mi primo si los había escuchado y me dice: ‘Kiss es una de las muy buenas bandas metálicas que hay’, así lo describió, por lo que me extraño ya que Kiss es rock’n’roll o rock pesado, por ahí, pero en ese momento a fines de los 70’s era eso, entonces ahí me pasó a gustar el sonido más metal, así que arranqué con Kiss a la cabeza hasta que descubrí, junto a otro amigo, tres cosas que al día de hoy siguen siendo mis tres pilares: Led Zeppelin, Deep Purple y Budgie, en donde el primer riff de Zeppelin que escuché fue «Heartbreaker» y dije: ‘¡esto es pesado!’, me voló la cabeza; el primero de Purple fue «Burn» y el primer tema de Budgie fue «Breaking All the House Rules», del disco «Bandolier» que lo tengo todavía en vinilo y es mi disco favorito de ellos. De ahí en más, todo el declive que vino después y no paré de consumir metal. Descubrí Rainbow, y como todos, pero los principios fueron esos.

Después tuve ganas de hacer algo y de tener una bandita, fui a buscar a unos amigos del barrio, que uno de ellos su hermano mayor tenía en su casa una batería y un equipo de viola y empezamos a ver como ensayaban. También recuerdo que en la esquina donde vivía, en un primer piso, había una banda formada de otro amigo del barrio, entonces cuando ellos ensayaban yo iba corriendo de mi casa, que estaba a media cuadra, hasta ahí y me quedaba en la puerta sentado escuchando. Hasta que un día salió la madre de uno de ellos y me preguntó que hacía sentado ahí, entonces yo le dije que estaba escuchando los sonidos. Me dice ella: ‘no, pasa, si sos vecino del barrio’, y bueno, cuando entre fue la primera vez que vi una banda de verdad, con sonidos reales de una batería, viola y bajo. Ahí el bajo me pegó en el pecho y quedé enamorado de la música, en donde pensé: ‘algo tengo que hacer’. Así empezó la historia, fui comprando lo que pude, laburaba en dos trabajos para poder comprar las cosas, y hasta de noche laburé, las re pasé. Pero acá estamos, y con la edad que tengo sigo enamorado de la música como si tuviera 15 como en esos años, sigo con la misma pasión.

 

Foto: Ariel Pascolat Photography

 

– Martín: ¿Cuál fue el bajista que te inspiró?

Beto: Bueno, para responderte esto tenemos que volver a lo que te contaba cuando me quedaba abajo de la casa de los chicos del barrio escuchando como ensayaban. Ese día que subí a ver como ensayaban, luego le pregunté si podía volver a ver un ensayo, y como yo no tenía mucho material el loco me dice: ‘si queres dame cassettes que te grabo’, entonces él escuchaba mucha más música que yo, porque tenía plata y podía acceder, y lo primero que escucho fue un disco de Yes. Hay un tema que se llama Yours Is No Disgrace y escuchando la línea de bajo de Chris Squire me voló la cabeza, porque venía escuchando bajista ya que me había gustado como te pega el sonido del bajo en el pecho, pero particularmente ese tema me asombró y entre mí me dije: ‘pero este hijo de puta no toca el bajo, hace música con el bajo’, el tipo en algunas partes se escapaba de las bases y después volvía y se volvía a escapar, tocaba diferente. Realmente Chris Squire de Yes fue mi mayor mentor. Tuve la suerte de estar con él, abrí como única banda argentina para Yes en el 2013 en el Luna Park, y tengo firmado por él de puño y letra un disco de Yes, luego falleció a los dos años, lo tengo firmado por él y por Steve Howe, el violero. El disco, que es bastante negro, está firmado de un color plateado, ¡no sabes como se ve!, lo tengo guardado en un nylon en mi casa y no lo toca nadie. Para mí es el santo grial.

Después de ese evento en el Luna Park, descubro el otro gran bajista para mí, que en la escala de bajistas es mi segundo y que lo pude ver en vivo hace un par de años en la única vez que vino a la Argentina, donde escuché el tema Frewill de Rush y cuando lo escuché a Geddy Lee casi me muero, porque hay un pasaje de bajo solo que es increíble. Fue en GEBA y lo vi de grande, tuve la suerte de verlo y era lo que yo quería ver. Estaba mirándolo a un tipo de 70 años con el bajo colgado tocando 2 horas con la misma energía como si tuviera 30, eso es un ejemplo, uno de mis ídolos que esta ahí arriba, tiene 70 años y lo disfruta como si tuviera 30 años.

Alguien me dijo alguna vez: ‘che, pero te vi tocando la guitarra’, no, son dos cosas totalmente diferentes, le dijo, una cosa es tocar la guitarra y otra cosa es ser guitarrista, para eso está Leo en la banda. Necesitaba tocar la guitarra porque no había quién lo hiciera como yo quería que se toque en ese momento la guitarra y podía meter un bajista de invitado o lo que sea. Yo no soy guitarrista. Soy bajista de alma, toco los teclados también pero no soy tecladista, porque también me vieron en algún video tocando los teclados, pero no, yo puedo componer con el teclado y la viola, pero amo el bajo, no lo cambiaría, lo amo como desde el principio.

 

Link de Mercado Libre para comprar CD: AQUÍ / Link de Mercado Libre para compra LP: AQUÍ.

 

– Fabián: Con respecto a la evolución musical que tuviste en Nepal, desde el primer disco «Raza de traidores» hasta «Ideología», veo una evolución terrible, ¡es un abismo que atravesó el sonido y la composición!

Beto: Sí, y en el tercer disco también. Te cuento algo lindo de eso y algo que viví. Hace dos años se reeditaron los vinilos de Nepal, tanto «Raza de traidores» como «Ideología» y hay una cosa que no permití, que lo remasterizaran. Porque el remaster con los discos en Argentina es una mentira, y te digo porque: Para hacer un remaster y hablando con propiedad, tenes que ir al estudio y tener las cintas abiertas en donde ahí lo remezclas y haces un remaster. Acá sólo le cambian la ecualización, vi en YouTube cuando le cambian esto, que dice la persona que le cambió la ecualización que «Raza de traidores» lo ‘remasterizó’, algunas personas dicen que bien que suena, y él le dice: ‘si porque toqué los 800 hz’. Así que lo único que hiciste fue cambiarle la frecuencia y al tocar los 800 hz cagaste a montón de heartz abajo, el sonido tiene así un poco más de brillo pero le sacas el cuerpo. A veces si se hace un remaster verdadero, eso esta bueno, pero acá no se hace eso y lo digital es todo mentira.

Entonces lo primero que le dije a la compañía fue sí aceptaba que hagan un remaster, me puse de acuerdo con ellos y me dejaron manejar las cosas a mí, entonces salió el remaster mío. Si vos escuchaste «Raza de traidores» en el ’93 cuando salió, lo vas a escuchar en el vinilo y en el CD de igual manera hoy, sin ningún cambio sonoro. No estoy de acuerdo con remasterizar discos nacionales, no. Excepto, que me digas que tenes las cintas abiertas y abrimos toda la sesión, entonces ahí lo remezclamos, lo reecualizamos de nuevo con la nueva mezcla y lo recomprimimos de otra manera, eso es una buena remasterización. Pero con Nepal no existiría eso, y el pibito que puso eso en YouTube, le hubiese dicho, sin ofenderlo ni nada, que lo hubiese dejado como estaba.

Entonces, esos nuevos vinilos reeditados me los llevé a mi casa y los escuché en el orden que vos dijiste: primero «Raza de traidores» y después «Ideología», y es tal cuál lo que vos dijiste, hay un abismo. Pero te voy a dar la explicación lógica: «Raza de traidores» se grabó y mezcló en 55 horas, eso se llama bajo presupuesto, era eso o nada, nos arriesgamos y lo hicimos. Recuerdo, hasta el día de hoy cada cosita que viví con los discos y grabaciones. Yo fui con mi bajo Precision, el cable, lo enchufé a la consola y grabé, así como venía quedó.

En «Ideología», las cosas cambiaron porque teníamos un mejor estudio y ya no contábamos con 55 hs. para grabar y mezclar, contábamos con 150 hs. Además ya tenía mi caja Ampex, mi bajo Jackson, tenía mi Fender, ¿se entiende?. En dos años tuvimos conciencia que había que avanzar como músicos, entonces ya no era hacer las cosas a los golpazos. Hay veces que escucho algunas líneas de bajo de «Raza de traidores» y ‘suspiro….porque no está bien tocados la puta… jajaja’, pero no me arrepiento porque eso fue hecho a pulmón y corazón, pero sí me causa gracia porque escucho la derecha mía en algunas partes de bajo que no están bien ejecutadas. A mí siempre me gustó ponerlo al frente y no ocultarme, es decir, cuando toco el bajo no me gusta ocultarme detrás de las líneas graves de la guitarra, sino ser bajista ¿entendés?, sino me dedico a otra cosa. Amo el bajo y no me oculto, sin tapar a nadie el bajo tiene que escucharse, para mí es así. Entonces al escuchar «Ideología» ya decís ah, acá hay otros tempos.

Los tres discos de Nepal se grabaron sin metrónomo, y hoy nadie graba así. Del ’93 al ’95 hay un abismo como bien dijiste, y del ’95 al ’98 Nepal ya era una banda pro, realmente «Manifiesto» es la cereza de la torta. Ya habíamos pisado otro nivel. De todas maneras, cada uno de los discos tiene su magia, «Raza de traidores» es visceral, «Ideología» es más panteroso, agresivo y oscuro, pero suena mejor, y «Manifiesto» es la superación de ambos estilos, por así decirlo. Es un poco más refinado pero los tiempos también van cambiando, como cuando les contaba sobre Beto Vazquez Infinity, que si escuchan del primero al último disco no tiene nada que ver el uno con el otro, pero bueno, es por los tiempos que van cambiando. Hay que adaptarse y no es venderse, es tratar de aggiornarse y no quedarse detenido en el tiempo, porque sino después te quejas cuando viene una banda de pibes nuevos que no los conoce nadie y el productor dice: ‘no sabés como pegan con esto’, pero entonces lo hubieras hecho vos, porque si nos quedamos con el tanguito de 1900, no salimos de esa y el metal es música de progreso. Yo no despotrico de las bandas iniciales, de lo que fue el génesis de esta música, pero también digo que hoy estamos en el siglo XXI por lo que está bueno seguir haciendo esas cosas y aggiornarlas también con algo nuevo, hacer un poquito de balance.

 

 

– Fabián: Beto, con respecto a las composiciones, ¿Cómo inician un tema nuevo, ya vienen con una idea y la plasman o nace de un ensayo?

Beto: En la mayoría de los discos, hasta el anteúltimo, traía las ideas yo y lo que siempre hice es que el músico le agregue sus partes, ¿sino para que tengo músicos?. Sin embargo, en el último disco, «Mental Asylum», aprendimos a trabajar más en grupo. El gran problema fue que nunca tuve una banda que pateén todos iguales, en cambio acá si se está dando, por ejemplo, hago una base y le digo a la tecladista metele los teclados, le puedo dar unas indicaciones, pero le doy vía libre, dejo que el músico se expanda. No importa si la idea es mía, lo importante es que se enriquezca el tema con el aporte de cada uno de los músicos. Lo mismo con el guitarrista, que tiene ideas excelentes entonces ¿para que lo voy a cortar y para que lo elegí como guitarrista si no le permito aportar?. En trabajos anteriores de la banda, he grabado el 80% de las guitarras rítmicas, ahora no te grabo guitarra ni en pedo, sí te puedo componer con la guitarra. Le paso la base a Leo y le digo: ‘borra mi guitarra y grabála como corresponde con tu guitarra tocada por vos’, o si no Leo mismo tiene ideas de guitarra y me va preguntando a ver que me parece. También lo bueno que tienen los chicos es que saben que la Dirección musical la hago yo, entonces si le digo esto no por esto, no se enojan, porque el músico que te diga que no tiene ego es mentira, el tema es saberlo manejar y compartir. Entonces, si los que están al lado tuyo entienden que vos hace 22 años que hiciste esto, respetan tus ideas y saben que a todos les doy el lugar, funciona. El día que no funcione más de esta manera vuelvo a grabar discos solos, que de hecho hay dos discos que lo grabé yo solo, pero para que hacerlo ahora si hay músicos que funcionan y músicos que son leales a la banda. Hoy por hoy es así. Melani, la cantante, y Guille, el batero, debutaron en el último disco «Mental Asylum», en Julio grabaron el otro disco en vivo y está proyectado para el 2023 un nuevo disco de estudio, no se cuantas bandas te van a dar esa posibilidad, y yo creo que tanto Melani como Leo valoran mucho eso. Esta es una banda que tiene proyección.

 

 

– Martín: Vos que sos una persona que vivió la escena de los 80’s, 90’s y la de ahora, ¿Qué opinión te merece la escena metalera en Argentina?     

Beto: Todo fue cambiando, al principio era como el país, ingobernable, era todo un quilombo porque no se podían juntar los punk con los heavys, había mucho bardo y cagadas a piñas. Todo era muy salvaje y también teníamos la represión de la cana. Con Nepal, en plena presentación de «Ideología», me cayó la razia que se llevó a la mitad de la gente, no había nada en ese lugar pero el comisario de turno tenía que justificar su laburo, llevándose gente para averiguación de antecedentes y eso te cagaba la vida.

¿Todo tiempo pasado fue mejor?, te diría que no es exacta esa teoría, en algunas cosas sí pero todo no. Hoy el heavy metal se toca en estadios y tenemos la suerte de ver a las bandas de nuestros ídolos. En los 80’s la única banda que vino fue Queen y Quiet Riot, en el Luna Park, que fue un desastre por eso que te contaba, éramos salvajes y de ahí también es de donde viene el prejuicio de la gente común, de acá, que te miran un poco por ser metalero. Pero las cosas cambiaron, fijate que antes si estabas tatuado eras un chorro y hoy el metalero y no metalero, en su gran mayoría tienen tatuajes. Por ejemplo, vas a un hospital y la enfermera que te atiende tiene el brazo tatuado.

En las cosas buenas y malas todo tuvo cambios, y en la música es lo mismo, es cuestión de evolución que no sé hasta donde llegaremos. Porque también antes no existía el trap y toda esa poronga que le llaman música, en donde lo único que se habla es de cogerse a una mina, que el culo y las tetas, esto y lo otro, y ¡porque no se van un poco a la reputísima madre que los parió!, con esa letra de mierda que no ayuda en nada y a nadie, es más, lo único que hace es denigrar a las mujeres. ¡Váyanse al carajo manga de cumbieros putos del orto!.

 

 

– Martín: Beto, ¿Cómo fue la experiencia de haber estado de gira con Beto Vazquez Infinity en España?

Beto: La mejor, fueron las vacaciones de mi vida, siempre lo digo. Recuerdo que estábamos grabando el segundo disco y me llama José Luis Botto, que en ese momento era el mánager de Rata Blanca, y me dice: ‘Beto, hay un evento muy grande en España que se llama Viña Rock, pero te cuento como es el sistema. Siempre traen dos bandas internacionales pero no puede ir la misma banda dos años seguidos y te están pidiendo a vos’. Entonces me quedé sorprendido, pensando de que se trataba, ya que solo teníamos un disco y comenzábamos a grabar el segundo recién. Me sigue contando que habían elegido a Shaman de Brasil y a vos de Argentina, en donde teníamos que estar 5 días y nos pagaban hotelería, comida y había un cachet en euros, me quedé helado. Eso me lo pagaron y lo repartí con todos los músicos así que nadie puede decir lo contrario, todos ganamos iguales. Fui a sacar el pasaporte urgente, nos organizamos con José Luis, yo me encargué de la banda y él de la banda para afuera, y fuimos como un equipo.

Fue una experiencia….increíble. Mi primer viaje en avión con 11 horas de vuelo sin escalas, si tenía cagazo o no, te tenías que arreglar ahí hijo de puta, jaja. Nos trataron muy bien, nunca me voy a olvidar, cuando bajamos en el aeropuerto de Barajas vino un ñato, que estábamos todos ahí con los instrumentos esperando que alguien nos viniera a buscar, y el ñato nos dice: ‘¿Quién de vosotros es Beto Vazquez?’, entonces salto yo y me dice: ‘hemos venido de la comitiva de Viña Rock para llevarlos al hotel’, nos vinieron a buscar en dos camionetas Mercedes Benz, y en una hora y pico de viaje llegamos. No lo podíamos creer, fue como jugar de músicos en primera. Pero no sólo eso, y no te va alcanzar el rígido del celular si te cuento todas las cosas que viví, una mejor que la otra con tantas anécdotas de esa vez en España y el concierto que fue increíble. El hotel estaba en la calle Gran Vía de Madrid, después nos trasladaron a Villarrobledo en Albacete, nos volvieron a llevar al hotel en Madrid, fuimos a Toledo, una ciudad de ensueño que me traje una espada de recuerdo. Después la atención en el lugar del concierto fue increíble, cada diez minutos los asistentes nos preguntaban si necesitábamos algo, refrescos (gaseosa), hasta que le pido uno y viene con la botellita, me la destapa delante mío y siguió tirando cables. En los camarines, había comida caliente, fría, refrescos, agua mineral.

Nos trataron muy bien, tengo el mejor de los recuerdos de España y ojalá algún día volvamos. Se que las cosas cambiaron, la música está quebrada y está jodida la parte de la economía, pero volvería porque el trato con nosotros fue como haber jugado en primera, en todo sentido. Tocamos con Barón Rojo, Ángeles del Infiero, Ñu, Dark Moor, Shaman, etc, todos grosos. Las primeras bandas tocaban 30 minutos, las segundas 45, y nosotros que estábamos en la tercer categoría de cuatro, tocamos una hora.

 

 

– Martín: Decínos tu top five de discos, esos que sean indispensables   

Beto: A la cabeza «Rust In Peace» de Megadeth, porque amo ese disco, es la composición del Thrash. Después «Heaven & Hell» de Black Sabbath, que es un disco que cuando vos lo pones no tiene desperdicio y cada segundo es perfecto. «The Dark Side of the Moon» de Pink Floyd para mí es un disco que hasta el día de hoy me sigue gustando. Es difícil poder decirte el top five, porque hay muchos discos de muchos estilos que me gustan. «The American Way» de Sacred Reich. También me gusta lo sinfónico y el power metal o Dream Theater, Ozzy Osbourne. Y me voy a quedar con el quinto para «South of Heaven» de Slayer porque sino te iba a decir «Season in the Abyss», esos discos me rompen la cabeza. Así mismo me gustan bandas viejas como W.A.S.P., Therion, Yes, Cradle of Filth y muchos más.

 

 

– Martín: Bueno Beto, creo que hablamos un poco de todo. Fue un gustazo, te agradecemos por tu tiempo, un honor de verdad y de parte de Metal World estamos para lo que necesites. Envíales un mensaje a la gente que te sigue, tanto de la época de Nepal como la de Beto Vazquez Infinity, y para aquellos que no te conocen también.

Beto: Gracias a ustedes por acercarse hasta acá. A todo el mundo que viene acá los trato por igual, ya sea un cliente, un colega músico, periodista, porque es como siempre digo, las estrellas están en el cielo y somos todos iguales. Beto, arriba del escenario, está trabajando para vos que pagaste la entrada y cuando baje esos escalones voy a ser el Beto que se encontraron hoy, porque es así, esto lo tomo con seriedad porque es un laburo, estoy tocando música para vos y es una cuestión de respeto también, pero en cuánto baje un escalón del escenario podemos ir a tomar una cerveza. Gracias al que lea la nota y para el que nunca nos escuchó ojalá vengan a ver algún día a la banda en vivo.

 

Foto: Vanessa Hansen

 623 total views