«Enemy Of The Music Business»: El disco que puso de nuevo en el trono a Napalm Death. Más rápido, más fuerte y más enojado».

«Enemy Of The Music Business»: El disco que puso de nuevo en el trono a Napalm Death. Más rápido, más fuerte y más enojado».

2 junio, 2021 0 Por Leandro Calvet

 

Enemy Of The Music Business es el noveno álbum de Napalm Death, en donde su furia se magnificó al encontrar un nuevo enemigo, que el título debería hacer obvio. Trata de su salida del sello discográfico para todos sus álbumes anteriores, Earache Records, por el abuso que había sufrido la banda por parte de la discográfica.

El álbum fue lanzado en Europa el 25 de septiembre del 2000 por el desaparecido sello inglés Dream Catcher; mientras que otro sello también inactivo, Spitfire Records, lo lanzó el mismo día en Estados Unidos. En su primera edición, «Enemy Of the Music Business» cuenta con 14 canciones y una 15º escondida luego de un poco mas de 1’ de terminar la que da ‘cierre’ al álbum.

 

 

Mientras que los últimos álbumes de Napalm Death eran tan pesados como los otros, no eran exactamente puntos culminantes de la discografía de la banda. Enemy Of The Music Business es un poderoso retorno a su impresionante velocidad y a su asombroso trabajo de guitarra, que parecía un poco difícil de conseguir en algunos de sus anteriores discos. Me refiero al trío de álbumes «Diatribes» de 1996, «Inside the Torn Apart» de 1997 y «Words from the Exit Wound» de 1998; éstos están un poco más abajo en la lista de los mejores álbumes de Napalm Death y un poco falto de inspiración, por lo que fueron criticados. Ahora, si hay algo que no se puede decir de Enemy Of The Music Business es que sufre de una falta de intensidad o de tono inspirado.

Napalm Death cuenta aquí ya con el sexto álbum con su clásico line-up: Mark «Barney» Greenway como vocalista principal, Mitch Harris en guitarra y segundas voces; el guitarrista Jesse Pintado (R.I.P. 2006); Shane Embury en el bajo y Danny Herrera en la batería.

Enemy Of The Music Business es el primer álbum de Napalm Death en ser producido por Russ Russell junto a Simon Efemey. Fue grabado y mezclado en Parkgate Studios en East Sussex, Reino Unido, mientras que la masterización fue realizada por el retirado Kevin Metcalf en Soundmasters. El arte de portada estuvo a cargo de Rob ”MID” Middleton en un diseño de Duncan Bullimore.

 

 

Aquí está la banda en su más implacable estado, desatando ola tras ola de golpes de Death Metal para complementar los característicos gruñidos y gritos vocales Grindcore viscerales de Barney Greenway, que encaja perfectamente con la locura que la acompaña y a las letras que se refieren a comentarios sociales y políticos. Enemy Of The Music Business trajo a Napalm Death de vuelta al camino. Fue más rápido, más fuerte y más enojado. Los chillidos de Mitch Harris también alcanzan nuevos picos de intensidad, añadiendo otro elemento insano al sonido.

En el álbum, cada nota, cada canción, no hay ni una sola pieza de relleno, cada track es conciso, bien escrito y fuertemente ejecutado y la producción fue muy aguda y bien equilibrada con las guitarras en la mezcla.

Desde el aluvión de apertura de «Taste the Poison», la ira de la banda se proyecta de forma experta, dando aún mas poder a su probado y verdadero sonido extremo. Incluso cuando los riffs se ralentizan hasta un ritmo cercano, como en «Next on the List», el efecto sigue siendo el mismo. Danny Herrera realmente empuja sus habilidades con un trabajo de pedaleo muy conciso y a partir de aquí, todo es pura locura.

 

 

La canción que le sigue, «Constitutional Hell”, aborda lo que típicamente sucede en la arena política cuando se toman decisiones y en donde suele haber una especie de lucha de poder, cuando un partido político trata de demostrar que puede ser más listo y más eficiente que el otro. La siguiente canción, llamada «Vermin», trata de la gente que está en este mundo para saquear y devorar los recursos del mundo para su propio beneficio personal y que no aportan ningún beneficio a la humanidad. El riffing en este álbum también está en su lugar, como en el tema «Volume of Neglect» que es más moderno para una canción Grindcore y que fue el comienzo de una verdadera tendencia al alza para estos chicos británicos/americanos.

El track «Can’t Play, Won’t Pay» es uno de las mejores del disco, simplemente por la energía cruda y visceral que proponen, con gritos de venganza de Barney sobre la industria de la música, siendo particularmente efectiva. Los riffs son tan aplastantes como siempre, pero en canciones como «Blunt Against the Cutting Edge», han insertado un cierto nivel de pegajosidad en la mezcla, dándote un verdadero golpe en la cabeza.

 

 

Como siempre, la batería de Danny Herrera demuestra que es uno de los mejores del género, si no uno de los mejores del mundo, con su único pedal que hace caer la mandíbula y la velocidad con la que hace sus rellenos. Shane Embury incluso se deja ver con sus riffs de bajo que son diferentes de la mayoría de las bandas de Grind, por el hecho de que no sólo se ajusta a lo que hacen los guitarristas, sino que tiene su propio estilo y realmente se luce en este disco. El contraste vocal y el enfoque lírico filosófico hacen que este álbum sea de élite y también hay un interesante contraste en las voces ya que es un tipo de voz más alta.

Luego en la canción «Necessary Evil» presenta con Jesse Pintado y Mitch Harris uno de los mejores riffs de mid-tempo que esta banda haya escrito, ellos se complementan muy bien aquí. Es uno de los puntos culminantes del álbum y también hay que destacar el sonido de la batería, que es casi perfecto, Danny Herrera hace un trabajo fantástico detrás del kit, y su tempo de golpeo está en el volumen perfecto en la mezcla para maximizar el sonido punzante, y obligará a cualquier oyente a darse cuenta de la velocidad y precisión con la que toca.

 

 

La canción llamada «C.S. (Conservative Shithead) part II» (la primera aparece en el álbum Scum), es una canción que habla totalmente en contra de la agenda conservadora de la derecha mientras que la última canción llamada «Fracture in the Equation» es sobre el hecho de que los humanos a veces toman el camino equivocado en la vida cuando el dolor y la pena ocurren, culpándose a sí mismos por los resultados.

 

En la edición japonesa de Octubre del 2000 (Toy’s Factory) y en la última de Secret Records Limited del 2013, se agregan seis covers como bonus tracks, que son las canciones que forman parte de su anterior EP «Leaders Not Followers» (1999), como por ejemplo el clásico de Dead Kennedys «Nazi Punks Fuck Off»; la versión de «Back from the Dead» de Death; «Demoniac Possession» de Pentagram; «Incinerator» de Slaughter; «Politicians» de Raw Power y «Maggots in Your Coffin» de Repulsion.

 

 

Napalm Death demuestra en Enemy Of The Music Business ser una banda revigorizada que recoge el guante lanzado por bandas como NasumRotten Sound, y Pig Destroyer, todas las cuales han estado pisándole los talones a Napalm Death durante un tiempo. Enemy Of The Music Business puso a Napalm Death de nuevo en su trono.