SPIRITBOX -Eternal Blue (Rise Records/Pale Chord, 2021)

SPIRITBOX -Eternal Blue (Rise Records/Pale Chord, 2021)

25 septiembre, 2021 0 Por TITO GUTIERREZ

Foto: Lindsey Byrnes

 

La banda nacida en el 2017 en la Ciudad canadiense de Vancouver Island, que abarca los diversos géneros que van desde el Metalcore, Post-Metal al Metal progresivo, Djent y Metal Alternativo, SPIRITBOX, ha lanzado su álbum debut «Eternal Blue» el 17 de Septiembre del 2021 a través del sello Rise Records en colaboración con Pale Chord.

Con el nombre de un dispositivo que algunos creen que es capaz de comunicarse con los muertos, hay un sentido de lo paranormal en todo lo que hace Spiritbox, pero se trata de un grupo de artistas que están rebosantes de vida y que crean algo notable con su música. Caracterizados por una intensidad feroz, una emoción inquebrantable y un esplendor técnico, su primer álbum completo, «Eternal Blue», está destinado a atrapar los corazones y las mentes de quienes lo escuchen. Inspirado en un virus informático al que el álbum debe su nombre, la frase ‘Eternal Blue’ cobró nueva vida y evocó todo tipo de imágenes en la mente de Courtney, que a su vez inspiraron las canciones.

La banda esta integrada por la vocalista Courtney LaPlante (ex-iwrestledabearonce), Mike Stringer (ex-iwrestledabearonce) en la guitarra y Bill Crook (ex-Living With Lions) en el bajo. El álbum también cuenta con la participación especial del líder de Architects, Sam Carter, en el tema «Yellowjacket».

Después de haber girado por todo el mundo con sus anteriores bandas, Spiritbox asimiló los altibajos de la vida como músicos en activo y decidió probar un enfoque diferente y más sostenible a la hora de publicar su música. Al hacerlo, rápidamente se ganaron un culto en línea que ha llevado a más de 75 millones de transmisiones a través de todas las plataformas y a la venta de todos los lanzamientos físicos y de la mayoría de los artículos de merchandising que han lanzado hasta la fecha.

Comenta La Plante: «Lo que tenemos con ‘Eternal Blue’ es algo que aprecio mucho. Estoy increíblemente apasionada por lo que hemos creado, pero convertirme en la mayor banda de la historia no es mi objetivo, que la gente encuentre esperanza y consuelo en esta música es mucho más importante. Mientras este álbum encuentre su lugar con gente que realmente conecte con él, seré feliz».

«Sun Killer» es un gran inicio mostrando destreza que en este género no debería sorprender y que aquí se confirma con unas voces muy atinadas, en combinación con la ejecución de gran técnica de los instrumentos y elementos complejos que seguramente son para entendidos del género. En la misma línea pero con algo más contagiosos en el fondo de la melodía, «Hurt You» permite apreciar el gran sonido logrado en el estudio para este disco debut. Las voces desgarradas impactan por su crudeza. En «Yellowjacket», con la participación especial de Sam Carter (Architects), muestran un costado elaborado con tinte industrial y asoma algo de lo intrincado que hoy podríamos llamar Djent, aunque siempre nos movemos en límites difusos que no son lo que más me importa, a mi, por lo menos. Es un buen tema que queda dando vueltas en el aire aun terminado. «The Summit» es ese track pegadizo que pone dulce a la receta ácida que pudimos probar en la primera parte de la obra, pisando una frontera menos potente pero no menos intensa e interesante. Las voces limpias aquí logran modificar el ambiente con solvencia en una muy buena composición bastante moderna y no tan metalera sin dudas.

«Secret Garden» continua un poco las acciones en plan aguas mansas, aunque al igual que su predecesor es una canción atrapante que antecede a los ribetes violentos de «Silk In The Strings», que explora algo más una cierta zona oscura con buen Groove y sus toques geniales muy presentes. Un punto alto en todo sentido para el aspecto musical. «Holy Roller» es otra genialidad en la que deben volar pelos cuando esto se interprete en vivo, con sus cortes perfectamente ubicados para la ronda y unos pasajes a tempo lento intimidantes, antes de volver por el breakdown brillante y resuelto. El tema que da nombre el disco, «Eternal Blue», es algo denso con su impronta ambigua que entra y sale de ciertos climas entre celestiales y terrenales.

«We Live In A Strange World» es una buena composición que completa un poco el trayecto que venimos recorriendo, aunque no tiene características particulares más allá de un comienzo original. Sigue «Halcyon», un hibrido que promedia un poco algunos de los buenos sonidos que venimos escuchando aunque los guturales los encontramos solo en el final. «Circle With Me» me permite, al borde de la despedida, otra vez escuchar variedad de matices en un mismo track, en una muestra técnica que no se aleja para nada de la propuesta de los Spiritbox y otra vez va tomando poder hacia el final con muy buena resolución. Cierran con unos de sus cortes de difusión para el track «Constance», una canción sobre la demencia dedicada a la abuela de LaPlante, que es uno de los temas más tenues del álbum con un final entre aturdido y cristalino para despedirse con calidad aunque sin furia.

Una ejecución intrincada domina el espacio, variación de tiempos y de climas, voces limpias expresivas, cálidas y dotadas alternas solo en ocasiones con los guturales que podrían estar más presentes como en otras bandas cercanas en estilo, aunque solo es una opinión como todo lo que hay en una reseña como cronista y también como público. Las melodías y los ambientes creados son intensos y rompen como olas en algunos riffes potentes o cortes abruptos que son un buen sello en el álbum.